el nombre de málaga 1

el nombre de málaga

in MÁLAGA by

¿Cómo conocer la historia de las calles de Málaga? ¿De donde viene el nombre de Málaga?

El ayuntamiento publicaba hace un tiempo la «Enciclopedia del callejero malagueño», obra de Domingo Mérida que explica los orígenes de muchas de la calles de la ciudad. Las calles Hurtado, Rojas, Martínez, Rueda y Ernesto forman parte del mapa de Málaga desde hace décadas.

Domingo Mérida, editado por el Ayuntamiento, amplía su obra anterior «3900 Calles», escrita hace cuatro años. Entre las nuevas, Mérida destaca la reciente calle dedicada a Antonio Canco, que en su opinión viene a cubrir la deuda que la ciudad tiene con este malagueño. Sin embargo, Domingo Mérida insiste en que en realidad es un escritor afincado en Málaga.

Domingo Mérida también comenta un curioso caso con la Avenida de Barcelona, ​​que originalmente era Acera de Campillos y Calle Tacón. El argumento fue que los catalanes se habían comprometido a construir una escuela para el distrito de Trinidad a cambio de un nombre que nunca conoció.

El nombre Tacón para la calle era ridículo, aunque en realidad se refería a Miguel Tacón, que era gobernador de Popayán. Participó en Trafalgar y fue quien le dio a la ciudad el terreno para construir un hospital civil. La ciudad está llena de nombres originales así como en edificios, calles, lugares de la ciudad …

Se han ganado apodos por parte de los malagueños que permanecen a pesar de que han dejado de ser lo que eran o que motivaron casi siempre el nombre correcto. Por eso, podemos hacer un viaje por aquellos lugares, espacios, barrios, edificios … que conservan su nombre original sin dejar el menor rastro de su origen.

El ayuntamiento controla y administra los impuestos municipales en instalaciones de un lugar con curioso nombre, hay un museo de automóviles, un intento de crear un museo de gemas o piedras preciosas que ha fracasado … y la gente sigue etiquetando el edificio como una fábrica de tabaco.

En el sector Ciudad Jardín-Segalerva, con acceso a la Calle San Juan Bosco, se encuentra desde hace muchos años el Hospital Nuestra Señora del Sagrado Corazón, a cargo de las Hermanas Hospitalarias, que dan nombre al centro. Para su identificación, solo diga San José.

La Caleta

Uno de los nombres geográficos más importantes de Málaga y enraizado en la ciudad es La Caleta. Pero no hay calle, ni plaza, ni jardín, ni lugar … que lleve este nombre tan ligado a Málaga. Vive en La Caleta, yo voy a las playas de La Caleta, él es el señor de La Caleta, los chiringuitos de La Caleta…

Es la zona residencial más famosa de Málaga, pero todos sabemos que La Caleta es todo el conglomerado de Paseo de Sancha y calles que la atraviesan o salen de ella. Caminatas Miramar y Limonar no son Caleta y menos el Camino Nuevo. Alojarse en el Valle de los Gallanes siempre es más agradable que en Calle Pepote, Callejones del Perchel o Séptimo Miau y la alusión a los gatos no es una broma, porque en nuestra ciudad hay una calle con este nombre.

el nombre de málaga
el nombre de málaga

el nombre de málaga 2 el nombre de málaga 3 el nombre de málaga 4

Huella de perro

Aunque el canódromo, instalado al final de Ciudad Jardín, desapareció del catálogo de lugares de ocio hace muchos años, hoy muchos ni siquiera lo sabían cuando mencionaron el pabellón deportivo existente en este lugar, recurrieron a lo que durante algún tiempo fue la moneda.  «Está cerca del hipódromo» es una frase que sigue circulando en la ciudad.

El sendero para perros, como su nombre indica, era una instalación de carreras de galgos, un pasatiempo muy arraigado en países anglosajones como Irlanda, que mueve multitudes. La inauguración de la ruta del perro fue un acontecimiento en la vida de Málaga.

No queda nada de la pista, pero la gente sigue utilizando el enlace de la pista para orientarse por Ciudad Jardín.

La Canasta

La costumbre de ubicar en la ciudad puntos concretos de lo que existía y ya no existe, como el caso mencionado de la huella de un perro y otros sigue vivo entre los malagueños. Otros lugares de encuentro que se han olvidado son Coca, el rincón de Zaragoza …, un lugar de encuentro de jóvenes antes de que se inventara la aberración de la botella y sus consecuencias de intoxicación, vómitos, y otras golosinas.

Es cierto que, además de la nuestra, hay otras ciudades alrededor del mundo que llevan el nombre exacto o diferente de Málaga. La mayoría de ellos son lugares poco conocidos, aunque en el caso de Málaga, Colombia, hay que recordar que Soate es la cabecera de la diócesis católica.

Es casi seguro que se llamen así, porque quienes las fundaron procedían de Málaga, y se puede suponer que lo que intentaron nombrar de esta manera a estos lejanos lugares fue para honrar su codiciada ciudad de origen y mantener viva su memoria. Sin embargo, hay una ciudad cosmopolita en Malasia, famosa por ser un importante centro de comercio durante siglos: es Malaca la que da nombre a la península y al estrecho en su borde.

El topónimo parece provenir del nombre de un árbol muy característico de esta región malaya, no faltan las personas que creen que es de origen árabe y llegarán a asociarlo filológicamente con Málaga. Debido a que los documentos eclesiásticos están escritos en latín y el nombre latino de Málaga es Malaca, algún historiador se ha confundido al incluir en la lista histórica de prelados malagueños a algunos obispos de esta diócesis.

El caso de Málaga ha sido objeto de un profundo debate desde el Renacimiento hasta la actualidad. En el siglo XVII, el padre Martín de Roa, que fue rector del Colegio de la Compañía de Jesús de Málaga, en su libro Málaga habla de su fundación, su antigüedad eclesiástica y profana.

Ya se reflejaban las distintas visiones de autores anteriores sobre la etimología del antiguo nombre Málaga. Algunas eran tan pintorescas y espeluznantes como la que derivaba de «mala Cava», la hija del conde don Julián, gobernador de Ceuta, que colaboró ​​con los árabes en la invasión de la España visigoda.

También otra consideró nombrar un derivado de origen fenicio que sería el fundador de Malaka. Sin embargo, el erudito jesuita entendió que Malaka era una palabra semítica derivada de un verbo similar al hebreo «malach» en el sentido de «reina».

En el siglo siguiente, el canónigo valenciano Francisco Pérez Bayer tuvo una opinión similar, aunque agregó que la ciudad tenía el mismo nombre que la diosa oriental Malacha, cuya raíz proviene del verbo hebreo, que significa «gobernar».

Otro punto de vista fue el de Einrich Friedrich Gesenius, quien vio en sus palabras el nombre semítico, que significa taller, fábrica, y que el gran filólogo alemán estaba relacionando con los talleres metalúrgicos existentes en el Malace púnico-romano, acerca de estas actividades, que dijo se refería a la imagen de un dios barbudo.

La tenaza de forja, similar a la grecorromana Hefesto / Vulcano, puede verse en el anverso de algunas monedas acuñadas en la ceca de malacita en los dos siglos anteriores al cambio de época. Los analistas más nuevos, como todos los anteriores, aceptan que el nombre Málaga era una palabra de origen fenicio.

Hay fuertes argumentos filológicos que abundan en una serie de nombres semíticos y que significan cosas como «lugar de trabajo», «fábrica», «lugar de parada», … todos los nombres que de alguna manera coinciden con el fenicio primitivo Málaga, instalaciones comerciales en los alrededores del puerto y amplias relaciones marítimas abiertas.

Diferentes vistas son las de aquellos que quieren ver en el nombre original del lugar un enlace a los detalles del paisaje donde se ubica la ciudad. Con este espíritu, Lipinski derivó el nombre Malaka de la palabra «malaku», que significa algo así como un corredor o una marcha.

22 / 100

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja una respuesta