MUJERES PLAYMATE: ¿CONEJITAS QUE RENIEGAN DE SU PASADO?

in BLOG/PERSONAS/VARIOS by

MUJERES PLAYMATE: ¿CONEJITAS QUE RENIEGAN DE SU PASADO? – Kendra Wilkinson fue una de las famosas residentes en la Mansión Playboy y una de las tres amigas que tenía el magnate, dueño y fundador de Playboy, Hugh Hefner. Este hombre llevaba una vida muy particular dado a que todo lo que hacía merodeaba la idea del conejito campante, de artilugios sexuales de todo tipo, fiestas, playas y chicas muy sensuales.

Kendra Wilkinson, Marilyn Monroe, Pamela Anderson, Anna Nicole Smith, Carmen Electra, Sara Jean Underwood, Betty Blue, Donna D’Errico, Roderick Brande o Shanna Lynn Moakler. Una pequeña porción de la lista de mujeres “cosificadas” que buen provecho supieron sacar a su belleza, a su falta de escrúpulos. Este hombre era un viejo verde, aunque fue antes un joven verde también. ¿Y ellas? ¿Que eran y que son ellas? Cada cual que piense lo que quiera pero no veo a ninguna de estas con una pancarta contra el heteropatriarcado ¿O si? Quizás ya alguna se ha apuntado al Me Too.

Las conejitas de oro de Hugh Hefner fueron desde sus esposas a Pamela Anderson. Miles son las mujeres que pasaron por el universo ‘Playboy’. Hugh Hefner fue el real ejemplo de lo que significa vivir intensamente y como le salió de las pelotas. El principal creador de Playboy, falleció a los 91 años. Y se fue al otro mundo más que contento. Con ‘solo’ 8.000 USD dio forma a su iniciativa. ¿El número de mujeres con las que se acostó? Él mismo prefirió redondear y dejar la cifra en 1.000.

MUJERES PLAYMATE: ¿CONEJITAS QUE RENIEGAN DE SU PASADO?

Hugh Hefner

Siempre estuvo realmente bien cubierto en su mansión. En 1989 se casaba con la escultural Kimberly Conrad (55), madre de otros dos de sus hijos, y en el 2012 dio el ‘sí, quiero’ a Crystal Harris (31), su viuda y heredera del imperio Playboy. Pero por la mansión pasaron muchas mujeres. Las que antes posaban en bodycon sus míticas orejas de conejo, y no hacían ascos a nada con tal de medrar hoy son actrices, empresarias con poder pisando alfombras rojas. Inclusive hay alguna primera dama estadounidense.

Afirman algunas malas lenguas que también Melania, cuando llegó a América, sin un dólar, y sin rumbo fijo, Hefner la alojó en numerosas oportunidades en su mansión. El presidente y su mujer acudieron en los años anteriores a las fiestas de numerosos aniversarios de la cabecera erótica. Pamela Anderson todavía es el recuerdo vivo del espíritu más emblemático del criterio Playboy. Su estancia en la mansión del erotismo la transformó en un icono sexual.

Carmen Electra tiene bastante parecido con Pamela Anderson, y las dos fueron vigilantes de la playa. Además compartieron un hombre y no fue Hugh Hefner. El exmarido de la explosiva rubia, Tommy Lee, tuvo un romance con Electra. Victoria Silvstedt partició un día en un certamen de Miss Suecia y es donde el magnate se enamoró de ella. De sus medidas perfectas y sus ojos azules. Consiguió su teléfono, la llamó y enseguida aceptó a formar parte de su elenco de conejitas.

Jayde Nicole es una de la lista de mujeres canadienses, y era una de las preferidas de Hefner. Es la archienemiga de la además conejita Holly Madison. Los choques eran permanentes, algo que aparentaba entretener al magnate de Playboy. Kendra Wilkinson fue una conejita apasionada del boxeo y del fútbol americano. Quiere ahora desligarse de su pasado con Hugh Hefner, más allá de que fue su primordial lanzamiento a la popularidad. Suele pasar con casi todas. Les gusta convertirse en señoras cuando han conseguido el objetivo de hacerse ricas. Ninguna miraría a la cara de un hombre como este si no fuera rico. ¡Uffff, qué difícil es ser mujer en este mundo dominado por hombres! ¡Y qué difícil triunfar siendo mujer!

Casi dos décadas después del cierre de las puertas de la última cadena de discotecas Playboy, las camareras vestidas de conejo regresan a uno de estos palacios hedonistas, que se reabre en Las Vegas, EE. UU. Un conejo gigante luminoso dependerá de la noche del viernes a las puertas del exclusivo hotel Palms Casino de Las Vegas. El reino de la alegría para los adultos. Playboy abrió el primero de sus emblemáticos Playboy Clubs en Chicago en 1960.

Ninguno de sus 22 lugares, que distribuyó desde Nueva York a Tokio, sobrevivió. Hefner dijo que gran parte del declive de sus clubes en la década de 1980 se debió a una nueva ola conservadora. Pues si viviera ahora alucinaría de que la ola conservadora  venga, precisamente, de la izquierda burguesa y acomodada. Hay una fascinación por lo retro que no existía. En esta tendencia, el emblema del conejo es uno de los favoritos.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario