Málaga tacha de “brutal” el impacto de las nuevas servidumbres del aeropuerto

in NEWS - LO MÁS NUEVO by

Málaga tacha de “brutal” el impacto de las nuevas servidumbres del aeropuerto 1

Málaga tacha de “brutal” el impacto de las nuevas servidumbres del aeropuerto 2

Las nuevas servidumbres del aeropuerto del Málaga fijadas por Aviación Civil, actualmente en proceso de información pública, se dejan sentir de manera mucho más severa de lo inicialmente pensado sobre buena parte de los desarrollos urbanísticos de la capital. A la incidencia ya conocida sobre las alturas de sectores como Térmica, Nereo y el polígono de San Rafael, que se verán rebajadas, hay que sumar la afección que tienen sobre los crecimientos proyectados en zonas próximas al aeródromo, caso de Churriana, Campanillas y el entorno de la Universidad.

Así lo confirmó el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien ayer mantuvo una reunión con el subdirector del organismo estatal, al objeto de disponer de una información más detallada y precisa del proceso de modificación de las servidumbres. En el encuentro también estuvo presente la secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP), Violeta Aragón.



Preguntado por el encuentro, López fue claro, admitiendo la «preocupación» existente ante el «gran impacto» que los nuevos límites planteados tienen sobre parte del planeamiento de la ciudad que está en proceso de aprobación. Hay que recordar que el plan estatal no toca a los planeamientos ya aprobados, lo que salva a espacios como los antiguos suelos de Repsol o Torre del Río, por ejemplo.

De manera precisa, el edil aludió a la incidencia sobre distritos como Campanillas, Churriana y Teatinos, «donde las cotas que se permiten son muy diferentes a las que se marcan en el Plan General». En este sentido, reconoció que la huella de las nuevas servidumbres es mucho más amplia de lo que se pensaba, habiendo puntos en los que se autoriza una cota máxima de 3 metros de altura. «Y son zonas donde el planeamiento contempla edificios de baja más seis alturas», expuso.

En este contexto, uno de los interrogantes que pesa en Urbanismo es hasta qué punto esta circunstancia puede alterar la edificabilidad asignada a los sectores damnificados. «La afección a la edificabilidad del planeamiento no aprobado es brutal», afirmó.

A modo de ejemplo, uno de los espacios en los que la repercusión es mayor es Nereo, una parcela localizada junto a Torre del Río donde se dibujan dos torres de 27 plantas (unos 117 metros de altura), mientras que las nuevas servidumbres limitan la cota máxima a 57 metros. El PGOU asigna a este sector, de 57.000 metros de superficie, alrededor de 70.000 metros de techo. Si la altura se corta, el aprovechamiento, si es que se puede mantener en su totalidad, tendrá que ejecutarse a lo ancho, afectando a las reservas de espacios libres, equipamientos y zonas verdes.

El concejal anunció que Urbanismo presentará alegaciones al documento, en el intento de defender los aprovechamientos ya asignados en el PGOU de la ciudad, incidiendo en que zonas cercanas al aeródromo «se ven absolutamente arrasadas y eso tiene una afección muy gorda». En cuanto a la respuesta de Aviación Civil, López admitió que sus responsables han tratado de tranquilizar a los promotores y al Ayuntamiento, incidiendo en que tratarán de ser flexibles, analizando caso por caso.

Preocupación también entre los promotores, que incidieron en que la revisión provoca una importante «inseguridad». «Nos han intentado calmar pero la realidad es que cuando alguien vaya a hacer un desarrollo va a tener que pedir un informe para poder modificar las nuevas alturas previstas», explicó Aragón, quien puso el acento en la repercusión negativa que eso puede tener para los inversores.

A esto se suma que más allá de la capital de la Costa del Sol, los efectos se dejan sentir en otros muchos municipios del entorno. «La realidad es que esto cambia radicalmente el modelo urbanístico de la ciudad y sin saber muy bien cuál es el criterio», sostuvo la representante de la ACP.

Deja una respuesta