Málaga: pena de 19 años por apuñalar a un conocido, meterlo en el maletero y abandonarlo en el paseo marítimo

in NEWS - LO MÁS NUEVO by

las-fechas-de-la-desescalada-de-la-justi

La Audiencia de Málaga ha condenado a 19 años de prisión a un hombre por el asesinato de un conocido tras una noche de fiesta en las Navidades de 2018. Su pareja, cómplice de los hechos, cumplirá una pena de tres años y nueve meses de cárcel.

El acusado, después de asestarle 18 puñaladas, introdujo el cuerpo, aún vivo, en el maletero de su coche, que accidentalmente terminó abriéndose y dejó caer el cadáver, ya desangrado, en pleno paseo marítimo de la capital. Los acusados huyeron del lugar y cambiaron de ubicación en varias ocasiones en los días posteriores al asesinato.

La sentencia dicta además que los acusados deberán indemnizar a los familiares de la víctima, padre y hermanos, con un total de 200.000 euros.

Detenido meses después en Sevilla

Los hechos sucedieron en la noche del 29 al 30 de diciembre de 2018 en la capital malagueña, cuando los acusados salieron a cenar con otra pareja y se encontraron en un bar con la víctima, que se unió al grupo, siguiendo por otros locales hasta que cerraron, sin que se produjeran discusiones ni problemas.

Cuando se quedaron los tres en una playa, el acusado cogió un cuchillo, salió del coche, fue adonde estaba la víctima y «de forma sorpresiva y por la espalda», la emprendió «a puñaladas con él, quien apenas pudo hacer nada para defenderse». El joven recibió hasta 18 puñaladas.

A pesar de ello, estas lesiones no le produjeron de forma inmediata el fallecimiento, sino que «acabó muriendo desangrado» en los minutos siguientes en el maletero del coche donde supuestamente el procesado y su pareja, que «había presenciado toda la agresión», lo metieron.

Cuando llegaron al paseo marítimo, de forma accidental se abrió el maletero, cayendo el cadáver al suelo, por lo que el acusado detuvo el coche para ver lo ocurrido. Otro vehículo acabó atropellando el cadáver y finalmente optaron por huir del lugar.

Tras esto, los procesados pasaron semanas desaparecidos, cambiando de ubicación para no ser descubiertos. En enero de 2019, la acusada salió de su escondite y fue detenida; mientras que el hombre lo fue igualmente en marzo de dicho año pero en Sevilla.

Esta sentencia se dicta tras el veredicto del jurado que consideró culpable de un delito de asesinato a ambos, a él como autor y en el caso de ella en concepto de cómplice y aplicándose la circunstancia que atenúa la pena de miedo insuperable.

Además de la pena de prisión, la Sala estima que los acusados deberán indemnizar al padre de la víctima con 100.000 euros y a cada uno de los dos hermanos del fallecido con 50.000 euros.

«No me iban a creer»

El acusado señaló en el juicio que «tenía mucho miedo porque este hombre era un asesino en grado de tentativa. Hasta que no me soltó no dejé de darle cuchilladas». «Me volví loco, la situación me superó, no supe qué hacer», aseguró en su declaración, apuntando que después metió el cuerpo en el maletero del vehículo pensando que estaba muerto.

Asimismo, sostuvo que ese día estuvieron cenando junto a otra pareja, fueron a un local de copas donde se encontraron con la víctima, que «se acopló» al grupo y, además, comenzó a recriminarle que hubiera tenido una relación con su sobrina, añadiendo que, cuando ya solo estaban los tres, se marcharon a una playa y allí, fuera del coche, volvió a recriminarle dicha relación y a insultar a su expareja, sacando un cuchillo, que se le cayó al suelo, por lo que actuó en defensa propia, según manifestó en el juicio.

Asimismo, afirmó que no se entregó porque había estado en prisión de 2007 a 2018 y «sabía que no me iban a creer, no quería volver a ese infierno».

NOS CUENTAN + DE ESTO AQUÍ

Deja una respuesta