Las fiestas clandestinas vuelven a Málaga por Halloween 1

Las fiestas clandestinas vuelven a Málaga por Halloween

in NEWS - LO MÁS NUEVO by
Las fiestas clandestinas vuelven a Málaga por Halloween 2

No habrá fiestas municipales y los bares y discotecas permanecerán cerrados durante la noche de Halloween, pero algunos siguen buscando la fórmula para saltarse las normas y vivir la fiesta de los muertos como se haría cualquier otro año. Como lleva ocurriendo prácticamente cada semana desde el pasado verano, este Halloween también se espera la celebración de fiestas clandestinas en localizaciones secretas.

A falta de unos días para la noche del 31 de octubre ha comenzado a promocionarse a través de grupos privados de Whatsapp una fiesta que se prevé celebrar en una localización no desvelada de Marbella. ‘Halloween The Mansion of Terror’ arrancará el viernes y se prolongará hasta las domingo para burlar cualquier toque de queda que se precie. En el flyer promocional anuncian botellas y ‘sishas’ o cachimbas para los asistentes, algo completamente prohibido desde que se implantaron en Andalucía las normas anticovid.

Tal y como ya desveló este periódico, estas fiestas clandestinas se suelen celebrar en casas alejadas de los núcleos urbanos para evitar que los vecinos alerten a la policía. En esta caso concreto, las entradas están ya disponibles a través de los ‘canales autorizados’ (teléfonos privados) por un precio que oscila entre los 250 y los 600 euros. Con la opción más barata se tiene acceso a una mesa con 10 bebidas y una ‘sisha’.

Al parecer, los asistentes a este tipo de eventos no suelen conocer la localización exacta hasta el mismo día de la fiesta y una vez confirmada la reserva. Una vez dentro no están permitido grabar con teléfonos móviles, aunque muchos asistentes suelen saltarse esta norma y graban imágenes en donde se ve a personas bailando sin mascarilla ni respetar las más mínimas distancias de seguridad.

Desde que se decretó el primer estado de alarma ya se ha denunciado a diferentes personas por organizar y participar en este tipo de encuentros no autorizados. Uno de los últimos se produjo hace apenas unas semanas en un restaurante de la capital, en donde la Policía Local se vio obligada a cerrar un bar por celebrar una fiesta con más de 150 personas sin mascarillas bailando al ritmo de un ‘dj’.

Noticia relacionada

Deja una respuesta