El pueblo de Málaga donde siete de cada diez son positivo por COVID

in NEWS - LO MÁS NUEVO by

El pueblo de Málaga donde siete de cada diez son positivo por COVID 1

En Cuevas del Becerro, en Málaga, lo normal es estar contagiado. Esa es la ‘nueva’ normalidad de los vecinos de este municipio andaluz, y esa es la razón por la que todos ellos van a pasar por un test PCR para confirmar las cifras de contagio y dar con la raíz de lo sucedido. Los 1589 habitantes han sido llamados por la Junta de Andalucía para realizarse las pruebas, siendo un caso único, pues es el primer municipio andaluz en el que se convoca a todos.

El pasado viernes, en un cribado realizado a 182 personas, de las 289 convocadas inicialmente, 130 dieron positivo en el test de antígenos, es decir, un 71,4%. Representa el 8,1% de la población. Y ante tan alto porcentaje de positivos por personas testeadas, los vecinos llevan pidiendo semanas un cribado masivo, y así poder detectar a los asintomáticos, dado que el coronavirus sigue propagándose.

Esta es la clave. La inmensa mayoría de los contagiados que han sido detectados son asintomáticos, de manera que el desconcierto entre los vecinos viene motivado por que no se percibe tanta alarma al no tener a muchos habitantes realmente enfermos. De hecho, apenas hay cinco ingresados y ninguno en UCI.

Preocupación e incomprensión a la vez

«Es una cosa muy rara. Resulta que en el pueblo todo el mundo tiene COVID… Y nadie tiene síntomas», comenta Josefa Rosado en la cola, justo antes de entrar al camión de la Junta donde le realizarán el test PCR, a eldiario.es. Y añade: «Estamos anonadados, qué quieres que te diga. Está todo cerrado, en el Centro de Salud están muy agobiados y hay pánico en el pueblo. Es incomprensible”.

En la provincia de Málaga, la incidencia es de 209 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Sin embargo, en proporción, en Cuevas del Becerro se iba a los 4.200 casos, una tasa a la cabeza de la comunidad, que con las últimas pruebas realizadas llegará a los 8.181.

Por ello, viendo que la situación no mejoraba y no lograban identificar a los contagiados preguntándose entre ellos cómo se encontraban, lanzaron una reclamación, colocaron una pancarta que afirmaba “Junta de Andalucía ausente”, llamaron a las televisiones, e incluso hicieron una cacerolada. Y todo ello dio como resultado la última convocatoria para pruebas PCR.

Medidas de cierre en el pueblo

Aunque ya se comentaba en el pueblo que algo no se había hecho bien, los primeros resultados han levantado todas las sospechas. Se piensa que algunos vecinos podrían haberse saltado el confinamiento o haberse sometido a pruebas en otro lugar.

Hay como mínimo 130 familias ya confinadas, según estima eldiario.es. Una de las dos panaderías que hay y una de las tiendas más grandes ya han cerrado, recurriendo incluso al servicio a domicilio, atendiendo así al pedido de los vecinos que no pueden salir de sus casas.

Todavía el pueblo no ha vivido lo peor del virus por esa mayoría asintomática. Por tanto, esperan con impaciencia y preocupación lo que pueda salir del nuevo cribado masivo. La Junta de Andalucía ya ha colocado un autobús en la Plaza del Primero de Mayo, y entre este pasado lunes y hoy martes se estima que pasen todos por el vehículo, excepto los que ya han sido diagnosticados.

NOS CUENTAN + DE ESTO AQUÍ

Deja una respuesta