El Málaga del vértigo 1

El Málaga del vértigo

in NEWS - LO MÁS NUEVO by

Para entender a este nuevo Málaga sólo hace falta echar un vistazo a la carrera imponente de Juande hacia el gol del triunfo ante el Sporting (ver vídeo superior). Ese es el Málaga, sin florituras de ningún tipo. Un equipo decidido, valiente, comprometido y que ha aprendido a golpear. El sello que encontró Pellicer al final del curso pasado es el germen de algo bonito en el presente. Una línea de tres centrales, una tela de araña en defensa y un huracán cuando tiene la pelota. El Málaga desmontó a la contra al Sporting como hizo con el Zaragoza, sin necesidad de amasar el balón (39-61% en la posesión) pero con una tremenda agilidad en sus acciones cuando buscó el área opuesta. Bienvenidos al Málaga del vértigo.

Un equipo imbatido en casa, que suma dos triunfos seguidos y que está aupado a la quinta plaza -con ocho puntos de renta sobre la 19ª-. Todo nace desde la solidez, empezando con una presión adelantada que es pura intensidad. El poso que dan los tres atrás permite adelantar las líneas, morder bien arriba. Claros ejemplos, las primeras partes en La Romareda y este jueves. Ni Zaragoza ni Sporting pisaron apenas el área del Málaga porque el Málaga se acostumbró a robar antes de que ocurriera. Y, a partir de ahí, el equipo se desmelena. Ayer, la jugada del gol nace de un despeje en defensa en el que hasta ocho jugadores están en área propia. Tras una contra vertiginosa, cinco futbolistas aparecieron en las barbas de Mariño. Dos de ellos, defensas: Juande y Ale Benítez.

Yanis completó un gran partido ante el Sporting (Fotos: LaLiga).
Yanis completó un gran partido ante el Sporting (Fotos: LaLiga).

Sólo hace falta ver la cara de los jugadores y la confianza que demuestran para entender que están disfrutando con lo que hacen. Mueren con esta idea. Hombres como Yanis Rahmani han despegado en los dos últimos partidos, tremenda actuación del zurdo que al galope es un jugador que descose las defensas. Fue el mejor, por banda izquierda y por derecha. Asaltando con desborde, regate y arrancadas como la del tanto de Juande. El balón fluye cuando llega la hora de atacar y ahí Yanis se siente más que cómodo.

Optimización de los goles

Ese giro de guión tras el bajonazo frente a Las Palmas ha traído también eficiencia a la hora del remate. El Málaga aprovecha sus ocasiones, que no son tantas pero sí claras. Llegar y marcar, para qué más. De momento, son cinco los goles -no ha repetido anotador- los que acumula el equipo. Tres partidos sin mojar, eso sí, pero cuando lo ha hecho ha valido para sacar los tres puntos. En la simbiosis entre el ejercicio defensivo y la puntería en ataque reside gran parte del éxito en este prometedor inicio de temporada.

Enviar comentario

Deja una respuesta