El descaro del Málaga se queda sin premio en Almería

in NEWS - LO MÁS NUEVO by

Un cabezazo de Maras cuando mejor estaba el Málaga CF cambió el peso de la balanza encaminando hacia el triunfo (3-1) a un Almería que durante un buen tramo de la segunda mitad estuvo a merced de un Málaga que mereció más. Bastante más que quedarse con la miel en los labios tras una reacción de equipo grande frente a un gigante. Lanzado por un Joaquín superlativo los de Pellicer fueron capaces de reponerse a un inicio de poco fútbol y muchas dudas que propició el gol de Sadiq después de un fallo incomprensible de Benkhemassa. Pero en Almería el Málaga demostró tener capacidad de reacción, reseteó de cuerpo y mente y empató hasta comerse durante bastante minutos a un equipo tejido a golpe de talonario. Faltó la guinda en el momento justo.

No se puede obviar que la carta de presentación del Málaga fue mala, floja en fútbol y también en ímpetu. De nuevo con línea de cinco atrás, Calero cayó lesionado a las primeras de cambio y el plan al menos en cuanto a nombres e ideas quedó trastocado. Su sustituto, Benkhemassa, regaló el balón a Fran Villalba sin tener oposición alguna. Le llegó la bola a Sadiq, que controló y batió por bajo. Definición impoluta, golpe al mentón malaguista. La primera media hora fue rojiblanca, ágil en la presión y también en sus combinaciones. Juega bien el equipo de José Gomes, que tuvo en Sadiq a su arma más letal. Recital en el inicio, tanto al espacio como con el balón. Mezclando ambas provocó una gran opción de Aketxe que abortó Dani Barrio con una ejemplar estirada.

Sadiq festeja el 1-0 anotado ante el Málaga (Fotos: LaLiga). Sadiq festeja el 1-0 anotado ante el Málaga (Fotos: LaLiga).

De un error similar al de Benkhemassa, pero en el otro bando, se inició el giro al partido. Caye anduvo lento con Cuenca, pero el campo ya no estaba tan volcado hacia la portería del Málaga. Dejó de empinarse y Cristian probó por primera vez a Fernando, que entró por un lesionado Makaridze. La presión del Málaga comenzó a surtir efecto, Ismael y Cristo estiraron las líneas y Cristian encontró soluciones entre líneas. En una de esas, justo cuando la primera parte expiraba, el 1-1. Ismael robó prácticamente en la mediapunta, Benkhemassa jugó rápido y Caye se inventó una jugada de talento puro. De un pie a otro en una baldosa, dividiendo y encontrando a Joaquín. Cómo perdonar un balón así, pensaría el malagueño, que la cruzó de fábula para empatar y hacer su primer gol como malaguista. Un tanto psicológico.

Gran segunda parte del Málaga

Porque el descanso dio paso a una versión agitada y con hambre del Málaga. Caye casi encontró a Joaquín en una bonita jugada por la izquierda que acabó en la derecha. El ’11’, sin Yanis en el campo, fue la electricidad pura. Regateó, combinó, hizo sufrir al Almería. Ya con Chavarría en el campo, el argentino le encontró en una contra y Joaquín le pegó con inteligencia y violencia al palo corto. Fernando despejó, como también lo hizo un minuto después, a un cuarto de hora del final, tras una fantástica jugada ‘ratonera’ de Joaquín por la izquierda. Avasallaba el Málaga, lo confirmó Ramón -renovado tras jugar 45 minutos hasta 2024- con un chut desde la frontal tras una nueva jugada de, adivinen quién, Joaquín Muñoz.

Pero el fútbol son realidades y no sensaciones, goles y no ocasiones. Y en el apartado que lo marca todo el Almería fue el mejor. De un centro que parecía acabar en nada, bombeado y desde lejos de Carvalho, Maras hizo el 2-1 con un cabezazo picado al que no llegó Dani Barrio. Sadiq, por cierto, amagó con pelear el balón cuando estaba en clara posición de fuera de juego. El VAR no actuó, por si había alguna duda. Quedaban 10 minutos y al Málaga no le quedaba otra que volcarse a por el empate. Dejando espacios atrás y posibilitando que el Almería, ya en el añadido, sentenciara con la puntilla de Ramazani. Demasiado castigo para un Málaga valiente, que esta vez sí compitió ante un aspirante al ascenso.

NOS CUENTAN + DE ESTO AQUÍ

Deja una respuesta