Antoñito: «Estoy deseando ir a Málaga a conocer a mi hija»

in NEWS - LO MÁS NUEVO by

La experiencia vital en los últimos meses de Antonio Jesús Regal Angulo, más conocido como Antoñito, da para escribir un libro por fascículos. Desde su salida silenciosa del Real Valladolid, ha tenido que afrontar una infección pulmonar que aún no le ha dejado debutar con su nuevo equipo y lo más importante, ha sido padre y aún no ha podido conocer a su hija que nació hace tres semanas en Málaga.

En los tiempos que corren lo normal es hablar de restricciones y confinamientos y el sevillano lo está sufriendo en Grecia, enrolado en las filas de Panathinaikos: «Ahora mismo estamos confinados en Grecia y yo estoy adaptándome al club y a los compañeros. Mi vida ahora mismo se reduce a ir a entrenar; las instalaciones del club son muy buenas y allí hacemos la vida, comemos, tenemos la sala de estar y también asisto a las clases de inglés, tengo el día ocupado en la Ciudad Deportiva del club. Llego a casa para hablar con mi familia por vídeo llamada, cenar y dormir. Aquí en el país seguimos confinados y el gobierno ya ha dicho que hasta el 7 de enero no abre ni restaurantes, ni bares, ni tiendas… sólo lo imprescindible de primera necesidad».

Al llegar a Grecia, en las revisiones médicas, le detectaron una mancha en el pulmón, una infección que le obligó a estar ingresado para recuperarse: «Poco a poco vamos poniendo la máquina de nuevo en marcha y ya espero estar pronto entre los convocados y aún mejor, en el once pisando el verde que es lo que yo quiero».

Antoñito repasa estos tres meses y lo hace con buen talante ya que le ha pasado un poco de todo: «Ha sido como una película… un caos. De covid llegué limpio y con muchas pruebas hechas, pero me detectaron ese problema en el pulmón aunque yo no sentía nada y estaba bien, pero tuve que estar 15 días ingresado en el hospital y otros 15 días confinado en casa antes de poder volver a la rutina profesional y entrenador otras dos semanas de manera individual».

Su mujer, embarazada de ocho meses viajó con él a Grecia, pero al quedar ingresado y ante la inminencia del nacimiento del bebé, se tuvo que volver a España, a Málaga: «Mi mujer estaba conmigo cuando me ingresaron, pero como era la última semana en la que podía viajar por el embarazo, tuvo que buscar rápidamente un vuelo para volver a España. Fue un caos, pero salió todo bien y de estas experiencias también se aprende». El sevillano sonríe recordando aquellos momentos «si quería venir al extranjero para vivir otras experiencias… sin duda las estoy viviendo todas a la vez«, incluyendo haber sido padre hace menos de un mes y haberlo tenido que vivir desde la distancia: «En realidad era lo que más me preocupaba que mi hija y mi mujer estuvieran bien y todo fuera bien. Mi niña nació en Málaga y están las dos muy bien». Se podría decir que de momento Antoñito es ‘padre virtual’ ya que sólo ha podido ver a su niña por vídeo llamada: «Estoy deseando llegar a casa cada tarde para poder verla. Ella ya me conoce por la voz«.

Con este periplo vital, Antoñito no olvida Valladolid y lo echa de menos: «No sólo el club, la ciudad y los amigos que allí he dejado. Mi mujer y yo echamos de menos la vida en Valladolid porque estábamos muy adaptados y no os voy a engañar ¡echamos de menos hasta el frío! ¡con lo friolera que es mi mujer y extraña el frío de Valladolid!».

Antoñito se fue en los últimos días de mercado y lo hizo en silencio pero no por la puerta de atrás ya que siempre ha recibido el cariño de los aficionados y ha respondido con honradez en su trabajo, pero no echa de menos una despedida como la de Moyano: «El club me ofreció hacer un vídeo o unja carta para la web oficial, pero yo no soy mucho de esas cosas. Llevaba tres años en el club, tres años maravillosos e importantes para el Real Valladolid y preferí hacer una carta a través de mis redes sociales. Moyano sí llevaba cinco años y era el capitán, un jugador importante en el club. No eché de menos una despedida en rueda de prensa, tampoco era para tanto, han pasado muchos jugadores por el club y yo era uno más, por eso no creo que mereciera una rueda de prensa como el capi».

Recién salido de la dinámica blanquivioleta, Antoñito sigue muy pendiente de todo lo que le pasa a su ex equipo: «Lo sigo y mucho. He visto todos los partidos, excepto la primera parte ante el Eibar porque estaba ese día con lo del pulmón algo pachuco, pero la segunda parte sí. Lo veo con toda la ilusión, como un aficionado más, sufriendo como cualquier aficionado, pero creo que cada semana se van encontrando mejor, el míster ya ha dado con la tecla y van hacia arriba seguro en cuanto encuentren la seguridad defensiva que era nuestro punto fuerte estos años. Tiene buenos jugadores y pólvora arriba».

Hervías, amigo personal de Antoñito, está jugando de lateral derecho y el sevillano le ve futuro en ese rol: «Es con uno de los que más hablo, con el ‘Cafú de Logroño’ (risas). Es un compañero y un amigo magnífico, un enfermo del fútbol… leí que veía vídeos cuando le dijeron que tenía que jugar de lateral derecho… lo está haciendo muy bien, con la condición física que tiene y un poquito que se centre en la labor que tiene que hacer, puede ser muy útil para el equipo en esa posición y no sólo de titular, sino como le puso el míster ante Osasuna, con el partido atascado Pablo puede aparecer desde atrás para poner centros peligrosos gracias a su excelente técnica. Que siga jugando como dice él, con tal de jugar, donde sea».

En esas tres campañas Antoñito ha disfrutado del ascenso y de dos permanencias que son algunos de los mejores recuerdos deportivos que acumula: «El ascenso y la primera permanencia quedan grabados para siempre. Fueron momentos muy bonitos a nivel personal y colectivo; el grupo era muy bueno. Ascender con un club histórico como el Real Valladolid fue algo magnífico».

Otros momentos clave fueron los dos únicos goles en Primera, uno para ganar al Betis en el Villamarín y el otro en Anoeta para ganar a la Real Sociedad: «El gol en el campo del Betis aún me lo recuerdan en mi pueblo cada vez que voy (risas). Es otro recuerdo para siempre. Para un tío como yo que es un poco bético, meter el primer gol en Primera en el campo del Betis en el que tantas veces había estado a ver jugar al equipo y con tantos amigos béticos en la grada, fue algo muy especial. En la previa me decían los amigos ‘a ver si vas a meter un gol al Betis’ y yo le decía, tranquilos que no soy yo de meter muchos goles… pues mira ¡0-1 y pa´casa!«.

Antoñito recuerda el gol ante el conjunto donostiarra «fue un pase de Alcaraz, hice un poco el ‘torero’ y me llevé bien el balón y como dije en su momento, no me lo pensé en tirar a puerta, porque si lo pienso… lo fallo. Dos goles en Primera… está bien».

La idea de Antoñito es intentar regresar a España estos días para conocer a su retoño, pero no parece una tarea fácil: «Intentaré viajar lo antes posible cuando me den vacaciones, el problema es que el gobierno griego dispone que si te vas, luego tienes que estar 10 días confinado cuando regreses y en eso estamos peleando con la ayuda de la federación, para que a los extranjeros nos dejen un margen menor. Luego está el tema de los vuelos que no hay más que uno o dos por semana directos a Barcelona o Madrid. Estoy deseando ir a Málaga a ver a mi mujer y conocer a la pequeña«.

Con todo esto hay que tener mucho talante y buen humor para afrontar las situaciones y Antoñito demuestra que otra cosa no será, pero positivo lo es un rato largo: «¡Y todo esto sin poder tomar ni vino ni cerveza! (risas)… todos somos fuertes y más cuando peleas por tu familia. Yo estoy en Grecia para el bienestar de mi familia y también porque me gusta el fútbol. Si te gusta tu trabajo, lo aguantas todo y peleas contra viento y marea, aunque estés solo, en un país extraño y sin poder jugar. Esto nos hará más fuertes y ya tengo ganas de pisar el verde como titular y nos soltarlo hasta los 40 años o mínimo como el ‘abuelo’ (Borja) hasta los 38″.

El Panathinaikos es uno de los equipos importantes de Grecia, club en el que militó la pasada campaña Anuar: «Le pregunté antes de venir y m habló muy bien. El club se nota que es un histórico de Grecia y lo quiere seguir siendo. El nivel deportivo y de infraestructuras es de club grande y lo notas desde que llegas».

Con todo lo que ha vivido en este tiempo este Blanquivioleta por el Mundo en AS, sólo nos queda desearle que vuelva a casa por Navidad.

Antoñito: "Estoy deseando ir a Málaga a conocer a mi hija" 1 NOS CUENTAN + DE ESTO AQUÍ

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja una respuesta